En tukonta somos software garante TicketBAI

qr-ticketbai

Autónomo o SL: 6 aspectos clave para tomar una decisión

Una de las consultas más frecuentes ya sea cuando vas a montar un negocio o cuando has llegado a un volumen de facturación en la que el pago de los impuestos empieza a suponer una carga fiscal importante es: 

  • ¿Qué opción será más rentable ser autónomo o constituir una SL?
  • ¿Cuándo es el momento indicado para pasar de ser autónomo a sociedad limitada?

En tukonta te ayudamos a preparar el inicio de tu actividad y te damos las claves para que elijas tu mejor opción.

Y si ya estás dado de alta como autónomo te ayudamos a conocer el mejor momento para pasar a ser una sociedad. ¡Continúa leyendo!

Darte de alta como trabajador autónomo supone ser dueño de tu propio negocio y tener el control real y completo del mismo; ser tu propio jefe, imponerte tus horarios, conocer cuáles van a ser tus ingresos… Este último punto será el factor determinante para saber que te compensará más de las dos opciones. ¡Vamos a analizarlos todos!

Uno de los pasos más relevantes en el inicio de tu actividad es decidir cómo comenzarás con tu negocio: como trabajador profesional autónomo o cómo empresario de una sociedad. Si bien no hay una reglas establecidas para tomar la decisión, algunos aspectos comerciales, personales y económicos te serán muy útiles. 

Trámites burocráticos

No es lo mismo a nivel de trámites administrativos y burocráticos el darse de alta como autónomo que constituir una sociedad, ya sea de responsabilidad limitada, anónima, etc.

Trámites administrativos para darte de alta de autónomos

El alta de autónomos es un proceso sencillo que consta de la presentación del modelo 036 en Hacienda y el alta en la Seguridad Social como autónomo. Estos trámites puedes realizarlos de formar presencial u online.

Se trata de unas gestiones que en la actualidad se pueden hacer incluso en el mismo día. Por ejemplo, nosotros como somos Punto de Atención al Emprendedor te podemos ¡dar de alta hasta en menos de 1 hora! Has oído bien, en menos de una hora.

Pero claro, la constitución de una sociedad conlleva más trámites burocráticos que aunque se ha avanzado mucho al respecto, todavía llevan algo más de tiempo que el ser autónomo.


¿Quieres ser autónomo en menos de 12 horas?

Te daremos de alta sin que tengas que moverte de casa.

Estarás dado de alta en menos de 12 horas.

Te daremos de alta de la forma más ventajosa.

No tendrás que desplazarte.

No necesitas certificado digital.

tramitando-alta-autonomos

Trámites administrativos para constituir una sociedad

La constitución de una sociedad, sin embargo, es un proceso más tedioso. Para constituirla es necesario el establecimiento de unos estatutos, así como una escritura pública ante notario de la constitución que serán presentados en el Registro Mercantil.

En el Registro mercantil solicitarán los siguientes datos:

  1. Denominación social, esto es, el nombre de la empresa.
  2. Datos de los socios que formarán la sociedad. En el caso de que fuera una sociedad limitada deberá tener dos o más socios, frente a las sociedades unitarias donde sólo hay un único socio.
  3. Capital social de, al menos, 3.000 €.
  4. Domicilio social del negocio. Además del domicilio fiscal donde se centran las obligaciones fiscales, las sociedades deben tener un domicilio social, allí donde se administra y gestiona la empresa.

Al igual que con el alta de autónomos, en tukonta somos Punto de Atención al Emprendedor y esto significa que podemos constituir sociedades en menos de 24 horas. Lo cual hace que este proceso sea mucho más sencillo.


¿Quieres constituir tu sociedad en menos de 24 horas?

Constituimos tu sociedad sin que tengas que moverte de casa.

Tu sociedad activa en menos de 24 horas.

Creamos tu empresa de la forma más ventajosa.

No tendrás que desplazarte.

No necesitas certificado digital.

Aspectos económicos a tener en cuenta a la hora de escoger entre autónomo o Sociedad Limitada

Aspectos económicos del autónomo

Los costes que afronta un autónomo son gastos directa e indirectamente asociados a la actividad que desempeña. 

Por un lado, los costes directos son aquellos gastos fundamentales para el proceso productivo, la venta o la prestación de servicios; y por otro lado, los costes indirectos son que hacen del trabajo del autónomo un proceso más cómodo: abogados, gestorías, asesorías, administraciones, etcétera. Estos últimos son, por norma general, más reducidos para autónomos que para empresas.

El trámite de alta de un autónomo es un proceso que no conllevan el pago de ninguna a tasa a la administración o al notario, y por ello, el trámite es mucho más económico que en la constitución de una sociedad.

Aspectos económicos de la sociedad

Los costes a los que se enfrenta una sociedad, generalmente, son mayores y más elevados que los del profesional autónomo, ya que una empresa requiere de más tiempo y trámites.

Los costes de constitución de la empresa: notario y Registro Mercantil, son dos de los que los autónomos no tienen que hacer frente. Para el cese de la actividad empresarial las sociedades también supone gastos de liquidaciones.

Aspectos fiscales a tener en cuenta

La declaración anual de la renta obtenida del autónomo se realiza a través del IRPF. El IRPF es un impuesto progresivo que conforme aumenta la renta obtenida mayor tipo impositivo aplica. Los tipos impositivos son entre el 23% y el 49% en Bizkaia.

La declaración anual de la renta obtenida de una sociedad se realiza a través del Impuesto sobre Sociedades (IS). El Impuesto sobre Sociedades un impuesto proporcional, es decir, independientemente de cuál sean los beneficios se aplicará un mismo tipo impositivo que, generalmente, es el 20% para pequeñas y medianas empresas en Bizkaia.

Atendiendo a la tabla de la tarifa general del impuesto sobre las personas físicas, podemos afirmar que a partir de un beneficio neto superior a los 40.000 € saldrá, por norma general, más rentable fiscalmente constituir una sociedad que ser autónomo. 

Ten en cuenta que si tu trabajo para la sociedad se queda como parte del activo de la empresa, pagarás menos impuestos que si el desarrollo de tu actividad el activo te lo trasladas en forma de nómina al patrimonio personal, ya que esa parte tributará en el IRPF.

Además, como ventaja adicional, en el IS existe numerosas deducciones, como por ejemplo deducciones por creación de empleo y empleados, que los autónomos no tienen.

Aspectos comerciales

La imagen de una S.L. de cara a proveedores y clientes es más segura y fiable que la del autónomo. 

Además, para algunas empresas incluso solicitan trabajar con sociedades, ya que estas cuentan con balances y cuentas anuales que los autónomos no tienen obligación de presentar.

Tener una sociedad y competir en un mercado más amplio supone tener mayor competitividad y, por tanto, mayor capacidad de crecimiento que la de un autónomo.

Aspectos financieros

El acceso a la financiación normalmente suele ser más fácil para una empresa

Obtener financiación para el autónomo se puede convertir en ciertas ocasiones en una tarea complicada cuando éste no es capaz de demostrar suficientes avales. Sin embargo, la contabilidad y el balance que reflejan una imagen fiel de la economía de la empresa hacen que los bancos tengan mayor predisposición a concederles financiación.

También es posible la financiación empresarial a través de la entrada de nuevos socios a la sociedad y así, aumentar el capital social de la empresa.

En cuanto a las subvenciones a las que tienen acceso las empresas suelen contar con una cuantía de mayor ayuda que las de los autónomos. Entonces, acceder a una financiación pública mayor también es más probable si te has constituido como sociedad que siendo autónomo. 

Aspectos personales

La protección del patrimonio personal es uno de los puntos más decisivos a la hora de decidir cuándo pasar de ser autónomo a constituir una sociedad. 

Ante la responsabilidad de hacer frente al pago de deudas a un tercero:

  • Los autónomos harán frente a las deudas con su patrimonio personal, ya que como persona física la tesorería de su negocio y sus ahorros personales, no se diferencian para un tercero.
  • Los socios de las sociedades mercantiles tienen su patrimonio personal protegido, ya que la sociedad es una persona jurídica en sí misma, por lo que sólo podrán hacer frente a los pagos con el activo y patrimonio de la sociedad y no de los societarios.

A modo de resumen

Decidir entre constituir una sociedad en Bizkaia o darse de alta como autónomo en Bizkaia no es sencillo pero te podemos dar algunas pautas a nivel general que pueden ayudarte a tu decisión. 

Ten en cuenta que son pautas genéricas y que siempre te recomendamos que antes de tomar una decisión te pongas en contacto con nuestros profesionales para recibir un asesoramiento completo.

Al comienzo de la actividad

Por norma general el empezar como autónomo es más ventajoso que comenzar con una sociedad limitada sobre todo por los trámites y los costes que ello supone.

Las ventajas de comenzar como autónomo son a nivel general:

  • El alta de autónomos lo puedes hacer en un día. Es decir, que el mismo día que decides ponerte como autónomo ya puedes facturar y deducirte los gastos de la actividad.
  • Pagarás una cuota inferior de Seguridad Social.
  • Los trámites administrativos y fiscales que tiene que cumplir un autónomo son mucho inferiores.
  • No hay que llevar una contabilidad estricta de los movimientos bancarios.
  • El autónomo no tiene que pagar las tasas del Registro Mercantil por la presentación de cuentas anuales y libros obligatorios cada año.

Las ventajas de comenzar como sociedad:

  • Comienzas con una forma jurídica que da más confianza a los clientes.
  • La tributación en el Impuesto sobre Sociedades es inferior a la correspondiente en Renta como autónomo.
  • Tendrás acceso a más oportunidades de financiación bancaria.
  • Tendrás acceso a más oportunidades de financiación externa y participación en la sociedad a través de business angels, préstamos participativos, etc.

Cuando llevas un tiempo ejerciendo la actividad

En este sentido todo dependerá de los ingresos anuales que estés generando y del beneficio que éstos suponen en tu rendimiento neto ya que a mayor beneficio a partir de unos cuarenta mil euros anuales, suele ser más beneficioso constituir una sociedad (a excepción de algunas circunstancias que pueden darse en el desarrollo de la actividad).

Ten en cuenta que este artículo sirve sobre todo para informar a nivel general y no afecta a todos los tipos de negocio. Como tomar esta decisión no es sencilla, te recomendamos encarecidamente que antes de ejecutar tu idea te pongas en manos de profesionales.

Publicado por Marina Escribano

Asesora fiscal y contable de tukonta.

Deja un comentario

Haz crecer 🚀 tu negocio que nosotros nos encargamos del resto. Compruébalo tú mismo.

15 €/mes. Los primeros 15 días son gratis.

¿Dudas?
TE LAS RESOLVEMOS